Recuperaciones y hundimientos | Jornada NBA

Los jugadores de Bucks / NBA

Nueva jornada de NBA que sirvió para ver a equipos que parecen recuperarse del mal inicio de liga. Es el caso de los Bucks, que vencieron por paliza a los Miami Heat y hacen suya la venganza tras lo ocurrido en la burbuja. Otros que parecen volver a sonreír son los Warriors. Segunda victoria consecutiva ante unos Wizards que siguen hundiendo en el pozo. Un agujero donde cada vez se hunden más los Nuggets y los Timberwolves.

Cleveland Cavaliers 86 – 95 New York Knicks

Los Knicks lograron hacerse con la victoria y acabaron con la racha de imbatibilidad de los Cavaliers. Una racha corta pero intento que los Cavs no pudieran mantenerse. Culpa de ello, en gran medida, la tiene Julius Randle. El interior de los neoyorkinos completó una de las mejores actuaciones de su historia como jugador en la NBA. 28 puntos, 11 asistencias y 12 rebotes le convirtieron en el líder del equipo. 

Ya desde el primer cuarto se pudo ver por donde iban a ir los derroteros del partido. Con un gran Randle, los Knicks salieron como una apisonadora. Solo Collin Sexton (20 puntos) y Garland (17 puntos)  lograban mantener a flote a los suyos. Sin embargo, no fue suficiente y el cuarto finalizó con un 15 a 29 de parcial. 

En el segundo cuarto, se vio la profundidad de banquillo de los de Cleveland. Con las segundas líneas de ambos en pista, se hizo notar la superioridad de tener en el banquillo a un hombre como McGee. Solo le hicieron falta 15 minutos para demostrar el gran estado de forma por la que pasa el pívot. Con esta premisa, los Cavs redujeron distancias, poniendo un parcial de 31 a 24. Lo que llevó al 46-53 al descanso. 

En el segundo tiempo, los Cavaliers lo intentaron de todas las maneras. Pero los Knicks, con Randle a la cabeza y bien rodeado de Bullock (17 puntos) y Elfrid Payton (14 puntos, 7 asistencias) impidieron cualquier tipo de atisbo de remontada. Los de New York sabían que tenían que hacer, aguantar en el partido y cortar los arreones rivales. Concentrarse y trabajar en defensa. Algo que lograron. Dos parciales en dos cuartos igualados llevaron al partido a la victoria final de los la gran manzana. Victoria muy importante para ello y derrota, no muy dura para Cavs, pero que debe andar con cuidado. 

 

Philadelphia 76ers 100 – 93 Toronto Raptors. 

Los Sixers se impusieron en casa por 100-93 tras haber estado casi todo el partido yendo detrás de Toronto en el marcador. Embiid terminó con 29 puntos, 16 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 2 tapones a pesar de que los Raptors trataron de enfocar su defensa en frenarlo, hasta con doble marcas. Sin embargo, la clave para el pívot camerunés estuvo en la línea de tiros libres. 14 de 16 para él que ayudó a desatascar al equipo. 

Junto a él, brillaron con luz propia Tobias Harris aportó 26 puntos, 3 asistencias, 2 robos, 2 tapones y 11 rebotes con 11-20 de campo. Y Ben Simmons, que volvió a coquetear con el triple-doble con 11 puntos, 13 rebotes y 7 asistencias. 

Sin embargo, los Sixers volvieron a evidenciar sus dos mayores talones de aquiles este año. En primer lugar, la escasez de acierto exterior, solo un 8 de 31 en triples. Y en segundo lugar, la profundidad de banquillo. Sin Furkan Korkmaz presente apenas anotaron 10 puntos (7 de Shake Milton y 3 de Mike Scott), combinándose para 3-18 en tiros de campo. Rivers utilizó varios minutos a los cinco suplentes juntos y en esos momentos se vio lo peor de Philadelphia.

En Toronto siguen evidenciando la falta de juego interior tras la marcha de Gasol e Ibaka. Solo su juego exterior con Lowry (24 puntos y 9 asistencias) y Anunoby (20 puntos y 5 robos) estuvieron a la altura. Ya que Baynes sigue sin encontrar su mejor versión. Anoche 2 puntos y 6 rebotes con 1-8 en tiros de campo para él.  

 

Detroit Pistons 106 – 116 Golden State Warriors 

Para sorpresa de todos, los Golden State Warriors empiezan a encontrar su ritmo. A pesar de la gran cantidad de lesiones, se volvió a una buena versión de los de la bahía. Stephen Curry lideró con 31 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias el segundo triunfo consecutivo de lo suyos tras un inicio de NBA desastroso. 

Y no solo Curry. Como si de un milagro de Navidad se tratara, aparecieron lo más señalados del equipo. Andrew Wiggins, para empezar, anotó 17 de sus 27 puntos total en el último cuarto, sumando varias canastas importantes para sellar el partido. Además, Kelly Oubre Jr., que empezó el curso con 7 aciertos de 40 intentos en tres partidos, sumó contra Detroit 6 de 10 en tiros de campo y terminó con 14 puntos y 5 rebotes.

Gran parte de esta victoria, sin quitar ningún mérito a la actuación de los Warriors, se debe a la plaga de lesiones en Detroit. Solo Jerami Grant lideró con 27 puntos al equipo local- Por su parte, Blake Griffin tuvo que retirarse con una conmoción en la segunda mitad y el novato francés Killian Hayes se iba también al vestuario con una torcedura de tobillo.

Junto a Grant, solo Jackson, con 17 puntos, y Derrick Rose, con 15, fueron los únicos capaces de mantener a su equipo vivo en el partido. 

Indiana Pacers 111 – 116 Boston Celtics

Los Indiana Pacers recibieron esta noche a los Boston Celtics en el Banker Life Fieldhouse, un encuentro que terminó con la victoria de los de verde, que certificaron la revancha tras la derrota sufrida dos días antes por los Pacers. Los de Brad Stevens volvieron a ser testigos de otra buena actuación Jayson Tatum y Jaylen Brown, mientras que Tristan Thompson también tuvo un desempeño clave para el triunfo.

En la primera parte, los cuartos se repartieron de forma equitativa. Los Celtics ganaron el primer cuarto por 31 a 26, y en el segundo cuarto los Pacers redujeron diferencias, y el partido se fue al vestuario con un 58 a 57 a favor de Boston. 

Tras la reanudación, los Pacers fueron los que más ganas le echaron y terminaron ganando el tercer cuarto por 37 a 25. Sin embargo, apareció el orgullo de los Celtics y consiguieron dar la vuelta al marcador. Un parcial de 33 a 17 les sirvió para sumar su segunda victoria de la temporada NBA. 

Para los Celtics, Jayson Tatum fue el máximo anotador con 27 puntos, además de 11 rebotes y 4 asistencias. Jaylen Brown contribuyó con 20 puntos y 4 robos. Tristan Thompson terminó con un doble-doble de 14 puntos y 10 rebotes. Siendo este una vez más fundamental gracias a su dominio del juego interior. 

En Indiana, Víctor Oladipo se despachó con 24 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias. Y el mejor jugador de la pasada semana, Domantas Sabonis, sigue haciendo méritos de jugador All-Star. Y lo hizo rozando el triple doble con 14 puntos, 11 rebotes y 8 asistencias. 

Chicago Bulls 115 – 107 Washington Wizards 

Los Bulls, liderados por un gran Zach LaVine con 23 puntos, nueve seguidos en el tercer cuarto, consiguieron su primera victoria de la temporada NBA. Los lograron ante unos Washington Wizards que ya suman su cuarta derrota en cuatro partidos, y que deja muchas dudas en este inicio desastroso de campaña. 

Es el peor comienzo de campaña de los Wizards desde que hilaron 12 tropiezos consecutivos al iniciar la temporada de 2012-13. Russell Westbrook, quien se perdió el compromiso del domingo, logró su tercer triple doble consecutivo, con 21 puntos, 15 rebotes y 11 asistencias por Washington.

Por su parte, Bradley Beal sumó 29 tantos. A pesar de ello, se volvió a evidenciar el mayor lastre que arrastra este equipo, el triple. Anoche apenas acertaron 10 de 37 triples, el 27%, fallando 10 de 11 en el tercer cuarto. Un porcentaje pobrísimo para un equipo que deberá estar en puestos de PlayOffs. 

La otra clave del choque se encuentra en la profundidad de jugadores que anoche demostraron tener los Bulls. Hasta siete jugadores de Chicago anotaron cifras de dos dígitos. Otto Porter registró 16 puntos, Garrett Temple y Patrick Williams aportaron 12 por cabeza, en tanto que Tomas Satoransky y Wendell Carter lograron 10 cada uno.

Miami Heat 97 – 144 Milwaukee Bucks 144

Venganza sin ninguna compasión. Tras lo ocurrido en la burbuja de hace unos meses, los Bucks volvieron a verse las caras con Miami. Y ochenta días después, los de Giannis se cobran su venganza y con intereses. Un 97-144 que entra de lleno en los anales de la historia numérica de la NBA. Y lo hicieron con un 29/51 (56,9% de acierto), que es el récord de triples anotados en un partido de la liga norteamericana por un único equipo. Y el +47 de diferencia en el marcador es el más amplio de los Bucks como visitantes, superando -para cerrar el círculo- un +39 en 1987 ante los Knicks. Noche histórica. 

Ya solo al inicio del partido dejaron ver por qué derroteros iba a ir todo: 0-12 de parcial gracias a las tres pérdidas de los locales. El manejo del partido lo llevaron Holiday y DiVincenzo, además de aportaciones de Middleton. 

Por su parte, los Heat sólo podían respirar algo a través de Tyler Herro (23 puntos y 7 asistencias) en ataque. Ya que en defensa, nadie era capaz de parar las embestidas de los de Milwaukee. 

El partido ya estaba visto para sentencia al descanso. Los que terminaron mirándose entre sí fueron los jugadores de los Bucks para ver quién metía más desde el perímetro. Holiday, con 6, fue el primero, con DiVincenzo (5), Middleton (4), Lopez (3), Augustin (2), Forbes (2), Nwora (2), Connaughton (1), Merrill (1), Wilson (1), Portis (1) y Thanasis Antetokounmpo (1) como otros contribuyentes

Oklahoma City Thunder 107 – 118 Orlando Magic 

Antes del inicio de la NBA, pocos iban a apostar que a estar altura de la película, los Magic iban a ser el único equipo invicto de toda la liga. Pero así es, con la todavía dura lesión de Jonathan Isaac y la lenta recuperación del coronavirus de Mo Bamba, los de Orlando están sorprendiendo a todos.

Los Magic amasan un balance clasificatorio de 4-0, algo único en su historia para comenzar una campaña. 

Tuvo que ser en el último cuarto cuando los visitantes se escaparan en el marcador para dejar atrás a su rival. Los tiros libres fueron una losa para los Thunder: 4/13 en el último cuarto. Esta diferencia y la de las pérdidas de balón, nueve más por parte del conjunto local, desequilibraron la balanza. 

Nikola Vucevic (28 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias) fue el mejor del partido. A destacar también los 18 puntos de Dwayne Bacon y los 14 respectivos de Terrence Ross y Evan Fournier. En el bando local, buenos números aunque estériles del joven Shai Gilgeous-Alexander (23+7+7).

Phoenix Suns 111 – 86 New Orleans Pelicans

Los Suns siguen demostrando que son un equipo de mucho futuro, pero también con mucho presente en la NBA. Los de Phoenix lograron anoche su tercera victoria en cuatro partidos. Y lo hicieron tras vencer por paliza a los Pelicans. El veterano Jae Crowder fue el mejor de los suyos con 21 puntos. 

Junto al alero, hicieron muy buenas actuaciones Deandre Ayton, que sumó 13 puntos y 12 rebotes, y que debe convertirse, no solo en una pieza clave del equipo, sino en un jugador dominar en toda la NBA. Mikal Bridges y Cameron Payne también agregaron 13 puntos y Dario Saric anotó 10.

Por su parte, New Orleans suma su segunda derrota. Inicio muy irregular en todos los aspectos de los de Zion. El ala-pívot volvió a firmar un gran partido con 20 puntos, 9 de 13 tiros de dos. Brandon Ingram anotó 13 puntos y Steven Adams aportó 11.

Sin embargo, un día más los de New Orleans siguen evidenciando su falta de acierto en la línea exterior. Anoche solo un 3 de 24 en triples, algo muy diferente a los 19 triples que anotó Phoenix Suns. 

Una faceta que los Pelicans deben mejorar con urgencia si lo que quieren es ser, ya no solo un equipo de Playoffs, un equipo capaz de plantar cara a cualquier rival de la NBA. 

Sacramento Kings 125 -115 Denver Nuggets

Los Kings vencieron por 125-115 en Sacramento, llevándose por 29-15 el último cuarto sobre unos Nuggets que quedaron sin energía tras la gran remontada que habían realizado en el tercer cuarto. De’Aaron Fox terminó con 24 puntos y 10 asistencias. 

Aunque la reacción que habían tenido los Nuggets en el tercer cuarto, ganando por 38-22 para pasar al frente en el marcador, parecía que le daría el triunfo a Denver tras un mal primer tiempo, el equipo de Nikola Jokic llegó sin fuelle al final. A pesar de ello, el serbio  logró su triple-doble número 44, convirtiéndose en el jugador con más triple-dobles en la historia de los Nuggets. Terminó con una planilla de 26 puntos, 12 asistencias, 11 rebotes

Quien también brilló, a pesar de la derrota, fue Michael Porter Jr. Uno de los jugadores con mayor futuro de la NBA terminó el choque con 30 puntos y 10 rebotes. Una de sus mejores actuaciones en su corta carrera y que le siguen colocando como el candidato número uno al jugador más mejorado de la NBA. 

En el otro lado de la cancha. Sacramento le debe la victoria a tres piezas claves de su plantilla. Primero De’Aaron Fox, con una actuación de 24 puntos y 10 asistencias muy correcta y volviendo a ser esa la chispa del despertar del equipo en su peor momento. En segundo lugar el rookie Tyrese Haliburton que, a pesar de cortar edad, ya demuestra una madurez innata. Terminó con 13 puntos, 5 asistencias, 3 robos y 3 rebotes en 25 minutos desde el banco.

En último lugar, Marvin Bagley III. Jugador al que las lesiones nunca le han respetado pero que posee un talento y un potencial innatos para destacar en la NBA. Anoche terminó con 18 puntos en 23 minutos. También brilló Richaun Holmes con 20 puntos y 5 rebotes.

Facundo Campazzo tuvo 13 minutos debido a la baja de Jamal Murray. Unos minutos que aprovechó para anotar un punto (1-2 en tiros libres y 0-3 en triples), dar cinco asistencias, coger un rebote y hacer dos robos.

Los Angeles Clippers 124 – 101 Minnesota Timberwolves

Serge Ibaka se salió en el duelo español de la NBA en el que Los Angeles Clippers destrozaron a los Minnesota Timberwolves. El pívot sigue consolidándose una noche más como un hombre clave, dentro del esquema de los de Tyrion Lue. El español terminó con 16 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias y 2 tapones. 

En los Wolves solo Ricky Rubio se salvó de la escabechina. 17 puntos y 5 asistencias fueron de lo más destacado de su equipo. 

Y eso que el partido pintaba bien para los Wolves en el comienzo, ya que Ricky conectó dos triples seguidos para obtener 8 puntos muy tempranos que lanzaron a su equipo (7-16). Un breve espejismo de lo que vendría. 

Con Ibaka y Zubac dominando en la pintura, y Lou Williams acribillando desde el exterior, los Clippers no tardaron en dar la vuelta a la tortilla (33 a 29).Los Wolves llegaron a igualar el partido (39-39), pero su reacción fue rápidamente sofocada con un parcial descomunal de 25-5 que colocó el partido ya muy cuesta arriba (64-44).

Los angelinos dominaban en cada una de las parcelas del partido, pero sobre todo sobresalieron en su efectividad al aro con un 56 % de acierto en tiros a canasta en la primera mitad.

Tras el descanso, los Clippers lograron ampliar aún más su distancia dominando por completo ambos lados de la cancha (105 – 76). Los Wolves, que era un muñeco en manos de un gigante, eran incapaces de reaccionar. Algo que provocó que el último cuarto fuera un partido sin historia en el último cuarto.