A las estrellas no les quema el balón | Jornada NBA

Noche de estrellas

Noche de finales igualados en la mejor liga de baloncesto del mundo donde se puso de manifiesto, una vez más, que las grandes estrellas (Lillard, Curry, Young, Brogdon, Murray, Beal,…) disfrutan los minutos finales cuando el partido está caliente y el balón derrite las manos de los mortales. Una jornada donde se sigue acrecentando la crisis en Boston y el buen momento de Utah y también de Portland, que sin hacer mucho ruido, ya enfila las primeras posiciones de la NBA.

New Orleans Pelicans 124 – 126 Portland Trail Blazers

Si se habla de partidos igualados, tensión y minutos de ‘clutch’, el nombre de Damian Lillard suele ser de los primeros jugadores que se nos viene a la mente, y en su especialidad lidera a los de Portland a su 6ª victoria consecutiva (8 de los últimos 9) para un balance de 18-10, el 5º mejor de toda la NBA.

Salieron mejor los de Oregon y tomaron las primeras ventajas (19-30) pero los Pelicans reaccionaron y entre el fina del primer cuarto y el segundo fueron superiores a su rival, comandados por un gran Zion Williamson, igualando su récord de anotación 36 puntos y un buen Lonzo Ball con 5 triples y 21 puntos, dominaban por 10 al descanso (69-59).

Pero la inoportuna lesión de Steven Adams, pese a un buen Willy Hernangómez con 11 puntos y 17 rebotes, bajó las defensas de los de Nueva Orleans hasta el punto de llegar con todo por decidirse a los últimos instantes del partido. Y ahí emergió de nuevo la estrella de los Blazers en su famoso ‘Dame Time’, anotando 7 puntos en los últimos minutos (43 puntos y 16 asistencias totales), terminando con una entrada a canasta para ganar el partido cuando su equipo perdía por uno y que el propio Lonzo no pudo frenar ni con falta.

Los Pelicans, que venían de arrasar a Memphis con 144 puntos, notaron la baja aportación de Ingram y ven como se vuelven a alejar los play-off, mientras que en Portland Lillard tuvo la ayuda de 5 jugadores con más de 11 puntos, destacando Trent con 23, y se consolidan cada vez más en los puestos altos que dan acceso a la postemporada donde su estrella, cuando el balón más quema, se siente como pez en el agua.

Golden State Warriors 120 – 112 Miami Heat

No es Lillard el único jugador que disfruta en los minutos finales. En el debate con el genial base de Portland suele entrar Stephen Curry y tras demostrar uno sus habilidades el otro no se podía quedar atrás.

Y es que no llevaba Curry un buen partido, muy desacertado hasta la prórroga, pero ahí tras fallar los 3 primeros tiros, tras casi perder el balón y cuando estaba con un pésimo 3 de 18 en triples, anotó dos consecutivos que permitieron a los Warriors quedarse con el triunfo en casa.

Comenzaron los Heat mucho mejor, y basados como siempre en el colectivo ya mandaban al descanso por 15 (46-61). Tras el descanso el base de Golden State acercó a los suyos. No obstante fueron los secundarios, y una buena defensa, los que se encargaron de llevar el partido al tiempo extra, gracias a una canasta del sorprendente Bazemore (26 puntos y 8 rebotes).

Tanto Bazemore, como sus 2 compañeros aleros, Wiggins y Oubre (ambos 23 puntos y 8 rebotes) habían aguantado a su equipo con un Curry más dedicado a asistirles (terminó con 25 puntos, 7 rebotes y 11 asistencias) pero en el añadido, el 2 veces MVP tomó la responsabilidad y pese a los fallos iniciales decidió el encuentro.

Miami, que tuvo en Adebayo (24 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias) y Butler (13 puntos, 12 rebotes. 11 asistencias) sus líderes habituales, sigue sin encontrar la estabilidad y tras 4 triunfos encadena 3 derrotas que lo vuelven a sacar de play-off. Puestos, en la otra conferencia, donde tratan de establecerse los californianos que se aprovechan de la derrota de Nuggets para subir un puesto.

Orlando Magic 107 – 89 New York Knicks

Llegaban los Knicks en una buena racha, tres victorias consecutivas, a la pista de un rival propicio para continuar ampliando la senda triunfal, ya que los Magic solo habían sumado 2 triunfos en los últimos 10 encuentros.

Sin embargo, los locales han sido superiores a los neoyorkinos en casi todas las facetas del juego (más rebotes, asistencias y robos) para acabar quedándose con el triunfo y cortar las alas a los visitantes que pierden la oportunidad de quedarse en balance del 50 %.

Y eso que los Knicks empezaron bien, de la mano como no de Randle (13 puntos primer cuarto, 25 puntos y 7 rebotes al final), tomaban las primeras rentas en el marcador, (19-30). No obstante, la cosa cambió con la salida a pista de Ross que con 12 puntos suyos, de los 30 que acabaría metiendo daban la vuelta al marcador (51-50), aunque Randle se encargaría de volver a poner a los suyos por delante al descanso (53-56).

Pero el ala-pivot de los Knicks no estuvo tan acertado tras la vuelta de vestuarios, y Ross, junto con la ayuda de 2 de los habituales en Orlando, Fournier (19 puntos), Vucevic (16 puntos y 16 rebotes) contribuyó a que los Magic fueran ampliando diferencias para llevarse cómodamente el encuentro ante los Knicks donde nadie colaboró activamente en la ofensiva.

Con esta derrota los Knicks, que siguen 6º, deberán seguir peleando por optar en puestos de play-off que no pisan desde 2013, y que se habían hecho frecuentes en Orlando, pero las lesiones han convertido la temporada en un mero trámite con victorias aisladas como la de esta jornada.

Philadelphia 76ers 118 – 113 Houston Rockets

El ejecutivo, Daryl Morey, ponía la nota de morbo al partido donde recibía a los Rockets donde había pasado las últimas 15 temporadas. Venían además los Sixers con necesidades, tras una minigira por el Oeste, los líderes de la otra conferencia habían salido escaldados con solo 1 triunfo y 3 derrotas consecutivas.

Pero los Rockets representan la cola de su conferencia, y tras las buenas señales que dejaron los primeros partidos de la era post-Harden, la lesión de Wood hace que acumulen, con la de esta jornada, su séptima derrota consecutiva.

Incluso los de Philadelphia se permitieron el lujo de dar descanso a Simmons, tras su mejor partido NBA, y en el primer cuarto ya mandaban por 14, diferencia que se amplió hasta el 69-43 al descanso. Los Rockets mejoraron en la segunda parte, y aunque la diferencia llegó a casi 30, recortaron hasta un engañoso marcador final.

Además de la de Wood, los de Houston tuvieron las bajas de Tucker y Oladipo (huele a traspaso en Texas), y tuvieron de nuevo a John Wall al mejor de los suyos (28 puntos y 7 asistencias) mientras que por los de Philadelphia, Embiid sigue a un nivel MVP y se quedó a una asistencia del triple-doble (31 puntos y 11 rebotes) muy bien acompañado por Harris (24 puntos y 15 rebotes) y Curry (25 puntos)

Con el triunfo los de Philadelphia amplían el pequeño margen que se había quedado tras sus derrotas y los triunfos de los acechantes Nets, mientras que los texanos, tras un primer intento de Cousins, Wall y compañía parecen dar por finiquitada la temporada y esperan movimientos.

Boston Celtics 114 – 122 Atlanta Hawks

Se enfrentaban en el Garden dos equipos con la necesidad de ganar. Dos conjuntos que comenzaron bien la temporada (8-3 Boston y 4-1 Atlanta) pero que están inmersos en una racha negativa. Boston precisaba refrendar la mejoría dejada ante los Nuggets, 3ª victoria en los últimos 7 partidos, mientras que los Hawks solo sumaban un triunfo en los 8 últimos.

En esta coyuntura ambos equipos saltaron con ganas a pista y en el primer cuarto se vio un bonito espectáculo ofensivo con constantes igualdades y cambios de líder que se resolvió con 2 arriba para los de Boston. Sin embargo fue en el 2º y en el 3º donde los Celtics volvieron a acusar que los ‘Jay Brothers’ están muy solos. Tatum (35 puntos) y Brown (22) no tuvieron la ayuda necesaria de sus compañeros y permitieron que los Hawks tomaran ventaja antes del último período (81-90).

Pues los Celtics, tirando de su clásico orgullo lo intentaron, aún con las bajas de Kemba y Smart, pero pese a que se acercaron, los de Atlanta volvieron a apretar y Young con 2 acciones ponía un +13 que sería insalvable para los de Massachusets.

Trae Young, pese a sus 8 pérdidas, volvió a ejercer de líder (40 puntos, 8 asistencias) y esta vez sí estuvo bien secundado por su juego interior, Capela (24 puntos, 13 rebotes) y Collins (20 puntos) para llevarse la victoria a domicilio.

La victoria permite a los Hawks no perder de vista la lucha por una postemporada que parecía asegurada con las incorporaciones pero que lesiones y falta de regularidad y experiencia la había puesto cuesta arriba, mientras que en Boston vuelven a un balance de 50 % que unido a las bajas presiona a la gerencia a moverse en el mercado para acompañar a sus estrellas.

Washington Wizards 130 – 128 Denver Nuggets

Nunca es tarde si la dicha es buena. Al menos en la conferencia Este. Los Wizards parecían hace una semana descartados, últimos de toda la liga, pero 3 triunfos seguidos le colocan a solo 2 partidos de puestos de play-in. La NBA está así de loca, y los de Washington lo consiguieron en un partido tan loco como la competición en la que participan.

Salieron los locales en su tónica habitual, apagados en ambos lados permitiendo a los visitantes irse 20 arriba (21-41). Pero un parcial sorprendente, liderados por suplentes y un Bertans que parecía el del curso pasado (35 puntos, récord personal, y 9 de 11 en triples) le dio la vuelta al marcador en el segundo período (56-54) para que a la vuelta de su estrella Beal ampliar diferencias al descanso (70-66).

En una segunda mitad mucha más igualada, donde los Wizards apretaban y los Nuggets se resistían a entregar la toalla pese a que las diferencias rondaban los 10 puntos. Ahí apareció la figura de otro jugador hecho para el clutch, Murray que con 3 triples seguidos, conseguía primero empatar y luego igualar dos veces el partido.

Con empate a 128 se llegó a la última jugada, donde pasó de todo, Campazzo se fue al suelo en la marca de Beal tras un bloqueo dudoso y este se fue a canasta para recibir la falta de Green y con 2 tiros libres sellar el encuentro.

Los Nuggets, pese a sus 2 estrellas cerca del triple doble, Jokic (33 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias) y Murray (35 puntos, 9 rebotes, 6 asistencias) siguen sin encontrar la regularidad, mientras que los de Washington, pese a la irregularidad de Westbrook (otro triple doble pero 8 pérdidas) se agarran a Beal (25 puntos, 10 asistencias) para soñar con postemporada.

Chicago Bulls 105 – 102 Detroit Pistons

Importante triunfo de los Bulls en casa, en la lucha por alcanzar los playoff de la Conferencia Este ante los colistas de la misma, los Detroit Pistons, que tras apartar a Blake Griffin, dejan más claramente la franquicia en manos de un Jerami Grant, que respondió con su récord de anotación (43 puntos) pero insuficiente para librarse de la derrota.

Pese a su posición, los de Detroit son un equipo que trata de competir, y en una buena primera parte llegaron a mandar hasta por 24 puntos (37-61). Pero la constancia no es una de las cualidades de este equipo, y los de Chicago se aprovecharon de ello para que de la mano de LaVine (24 puntos tras el descanso, 37 al final) darle la vuelta al marcador, moviendo mucho mejor el balón que su rival (casi el doble de asistencias, 29-15), sellando el partido desde una línea de tiros libres donde no estuvieron especialmente acertados durante el partido (15 de 24).

LaVine no estuvo solo sino que tuvo la ayuda de Wendell Carter, 2 triunfos desde su regreso, con 18 puntos mientras que Grant sí que estuvo mucho más desasistido en unos Pistons bastante huérfanos después de las salidas de Rose y la inminente de Griffin.

No aspiran a nada en Detroit, sino a ver pasar, una más, la temporada, entretanto que los Bulls se acercan gracias a sus dos últimos triunfos a sus primeros playoff de la era post Butler.

Minnesota Timberwolves 128 – 134 Indiana Pacers

Se aprovecha Indiana Pacers de la derrota de los Celtics para, superando de nuevo el 50 % (15-14), adelantarle en la lucha por el 4º puesto del Este. Y lo hace de la mano de nuevo de un imperial Domantas Sabonis con un nuevo triple doble y récord de anotación (35 puntos. 17 rebotes y 10 asistencias).

Se vivió un buen partido en Minneapolis, algo a que no están acostumbrados los colistas de la NBA. Aunque siendo justos, el equipo es otro desde la vuelta de un Towns que empieza a coger ritmo (30 puntos, 10 rebotes). Tras un primer cuarto para los Pacers, rondando la decena de ventaja, el segundo fue para los Wolves que daban la vuelta al marcador al descanso (73-69)

El juego había sido ofensivo y combinativo (68 asistencias en el partido), y aunque en el tercer cuarto las defensas apretaron los ataque se volvían a imponer en el último período donde los locales llegaron con ventaja. Aún así no hay forma de que ganen en Minnesota y aunque una canasta de Towns les ponía 5 arriba en el último minuto, un triple de Lamb y dos libres de Sabonis les llevaban a una prórroga donde Pacers, que jugaba su segunda seguida, fue superior.

En Minnesota sigue destacando Beasley (31 puntos), aunque esta vez desde el banco, y asentándose como titular Ricky (20 puntos y 13 asistencias) pero no les llega para conseguir éxitos. Mientras que los Pacers, gracias a su estrella lituana y los puntos decisivos de Lamb (18 puntos, 8 rebotes) y sobre todo Brogdon (32 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias) y con 2 triples decisivos en la prórroga que les permite seguir en la zona tranquila de la conferencia Este, esperando la vuelta de sus aleros después del All-Star.

Memphis Grizzlies 122 – 113 Oklahoma City Thunder

En este punto de la temporada, como en Minnesota o en Houston, ya hay tendencias que empiezan a repetirse. En el caso de los Thunder, la imagen es algo diferente a la de los equipos de a parte baja de la tabla, es un equipo que pelea cada encuentro, pero su balance de derrotas empieza a asemejarse al de los equipos de la cola de la durísima conferencia Oeste.

Los Grizzlies, que venían de encajar una durísima derrota de 31 puntos en casa ante un rival directo como los Pelicans (encajando además 144 puntos), sabían que no se podían permitir otro desliz en la lucha por un play-in que ya disputaron, sin éxito, la temporada pasada.

Y la historia se repitió para los de Oklahoma, pues tras un partido disputado llegando a los últimos minutos igualados tras una técnica al coach de Memphis (86-86), un parcial de 18-4 para los locales sentenció el encuentro.

En los Thunder volvía Shai (22 puntos) pero descansaba el veterano Horford, lo que aprovechó el ex-Obradoiro Muscala para anotar 21 puntos y ser el 6º jugador de los visitantes con cifras dobles de anotación. Sin embargo, aunque fueron 6 también los jugadores en Memphis, con más de 10 puntos, tres se fueron hasta más de 20 (Valanciunas, Anderson y Allen) para que los Grizzlies recuperen el balance del 50 % (12-12).

Los Angeles Clippers 96 – 114 Utah Jazz

Cerraban la noche los Utah Jazz, y siguiendo la tendencia de la últimas semanas, la jornada terminó con la W volando hacia Utah. Ya están de nuevo en una racha de 9 victorias consecutivas, y solo 1 derrota en los últimos 21 encuentros.

Y es que se repite la historia de cada jornada, es muy difícil aguantar el ritmo anotador de los Jazz. Los Clippers, aún con las bajas de sus dos estrellas, George y Leonard, venían de 4 triunfos seguidos y plantaron cara con una buena primera mitad y se fueron 51-46 a los vestuarios.

Pero los de Utah, en este momento del año, pese a que han bajado su porcentaje de tiro exterior, mantienen su ritmo anotador todo el partido, y unidos a la defensa de Gobert (23 puntos y 20 rebotes) fueron abriendo brechas en ambos lados de la cancha hasta llevarse el partido cómodamente y sin sobresaltos (96-114).

En los Clippers, sigue destacando el juego colectivo ante la ausencia de sus 2 principales armas ofensivas, pero es insuficiente ante los actuales Jazz, de nuevo con 5 jugadores por encima de los 12 puntos y comandados por un Donovan Mitchell (24 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias) en el puesto más alto de la NBA, y abriendo diferencias.

No te olvides de seguirnos en nuestras redes sociales: TwitterInstagram y Youtube.