Año nuevo, título “nuevo” | Supercopa Endesa

El pasado domingo día 22 concluía la final que definió al primer ganador de un título en esta nueva temporada, la Supercopa Endesa. El “afortunado” fue el Real Madrid,  que con este título hace padre por decimoctava vez a Pablo Laso. A continuación les ofrecemos el resumen de todo lo acontecido durante esa mágica final.


También te puede interesar:

Análisis por equipos de la Liga 2019/2020 (III) | ACB


REAL MADRID 89-79 BARCELONA

A medida que el tiempo pasa, menos se acostumbra uno a escuchar el juicio global y tiende a dirigirse más con el propio. Digamos que la primera, por experiencia, no suele ser la más acertada, y es que como bien resaltó Pablo Laso en la entrevista previa a la final “Yo no apuesto y me importa poco lo que digan las casas de apuestas. Si dicen que es favorito, me parece bien”. Y otra vez más el criterio genérico falló.

El partido comenzó con un arranque flojo por parte del Madrid (0 puntos en tres minutos), ya que los azulgranas consiguieron placar ese desenfreno inicial que forma a la idiosincrasia blanca. A medida que el cuarto avanzó los merengues superaron sus adversidades y concluyeron el primer parcial con una ventaja de un punto (21-20).

Durante el segundo cuarto fue la resurrección semifinalista de la figura de Jordan Mickey la que generó la ventaja necesaria para llegar al descanso con cierta holgura. El pívot estadounidense con siguió aunar en el mismo 8 puntos y 2 asistencias en una frenética decena de minutos.

El Barcelona como tiende a hacer, resurgió de su pequeño bajón y aceleró el ritmo del partido. La brava y característica defensa barcelonesa supuso el apagón de un Madrid que veía peligrar el título. Brandon Davies (23) impulsó a su equipo hacia la momentánea remontada (69-63).

El último de los parciales sería el que dictaminase la sentencia de la Supercopa. El Barcelona comenzó activo, que gracias a las canastas de Higgins disminuyó la diferencia en dos puntos con respecto al comienzo del parcial (69-65). Durante 5 minutos el Madrid volvió a tomar posesión del partido y se elevaron de una manera extraordinaria (79-70). Y como parte del impulso final, los de la ciudad condal consiguieron juntar los esfuerzos individuales y colocarse a tan sólo 5 puntos a falta de un minuto y medio. La siguiente canasta fue un demoledor triple de Campazzo (16) que disipó todo esperanza de victoria azulgrana.

El partido nos dejó la sensación, una vez más, de que el dinero no compra la felicidad, sino que será el trabajo lo que te dará esa efectividad. Dicho esto, hay que resaltar las importantes bajas como la de Abrines, Ribas o la anticipada del galo Heurtel, sin duda alguna pieza clave este este entramado. Davies fue el más notable del mismo con 23 puntos y 4 rebotes. Mirotić, la figura que todos esperaban que fuera la revelación de la competición, decepcionó. De él se esperaba más valentía y ambición. Esperemos que no las pierda por unos nocivos pitos.

Por parte de los blancos hay que destacar la revalorizada actuación colectiva y por nombre propio habría que seleccionar a Campazzo quién fue nombrado MVP de la final, en la cual anotó 16 puntos, atrapó 5 rebotes y repartió 5 asistencias.