Bol Bol | De la Universidad a la NBA

Emerge una nueva sección en Defensa en Zona, la cual abarcará las biografías y los estilos de juego de los mejores jugadores del baloncesto universitario americano. Esperemos que la disfruten.


También te puede interesar:

Los Bucks fulminan a los Celtics | Playoffs NBA


BIOGRAFÍA

Nació en Jartum (Sudán del Sur) hace 19 años bajo el seno de una baloncestística familia, puesto que su hermano Madut se formó 4 años en Southern University y su padre era Manute Bol, uno de los mayores taponadores de la NBA. Su infancia estuvo marcada por la actividad política de su padre ya que, pese haber nacido en el país africano, se tuvo que mudar a EEUU debido a la persecución del gobierno de Sudán del Sur, más concretamente al estado de Connecticut, con la temprana edad de 2 años. Cuando Bol tenía 7 años tuvo que trasladarse de nuevo, esta vez a Olathe en Kansas, lugar donde se aglutinaba una gran población sursudanesa.

La afición por el baloncesto se manifestó en Bol cuando este contaba con tan sólo 4 años. Él no era un crío normal. Su gran altura y talento le permitieron ahuecarse en lo más alto a nivel escolar.

ETAPA DURANTE LA SECUNDARIA

Respecto a su etapa de secundaria, comenzó su periplo en el instituto kanseño Blue Valley Northwest High School, pero inmediatamente fue transferido a Bishop Miege High School debido a problemas territoriales.

Al ser un jugador muy codiciado, las instituciones preparatorias baloncestísticas se lo iban transfiriendo entre sí, pareciendo así un jugador de la NBA más que un adolescente entreteniéndose. Su envergadura y colosales capacidades le postularon en la cresta de la ola, llegando a ser comparado con el mismísimo Kevin Durant.

En 2016 es traspasado a Mater Dei, en Santa Ana (California), brindándole la oportunidad de enfrentarse a los Ball brothers, pertenecientes a Chino Hills High School. Terminó el curso 2016-17 con 25.4 puntos, 9.9 rebotes y 4.1 tapones. Fue durante esta época cuando grandes universidades como Kentucky, Kansas, UCLA u Oregon le ofrecieron un puesto en sus respectivas plantillas.

Jugó su último año de etapa preuniversitaria en Findlay Prep., situado en la localidad de Herderson (Nevada) donde promedió 20.4 puntos, 8.2 rebotes y 2.4 tapones por partido. Estos números le otorgaron la cuarta posición en la ESPN 100 y el pase al McDonald’s All American 2018, donde participaron superhéroes como Zion Williamson, RJ Barret o Nassir Little. Pero muy a pesar de Bol, este no pudo jugar el partido debido a una tensión en el talón de Aquiles.

El 21 de noviembre de 2017 firma con los Ducks de Oregon. Debuta en la NCAA con un doble-doble, formado por 12 puntos y 12 rebotes.

ESTILO DE JUEGO

JUEGO OFENSIVO

Uno de los principales factores, por no decir el que más, que le ha llevado al éxito es su gran versatilidad ya que, maneja muy bien el balón y puede abrir fácilmente la pista. Cuando despliega su abanico ofensivo sus rivales están en serios problemas. Su posicionamiento en la cancha es letal. Bol involucra mucho en su estilo el juego de espaladas, el cual suele finalizar con un reverso o con un fade away y nunca suele ser taponado o desviado debido a la altura desde donde lo ejecuta.

Al ser un pívot, Bol suele ser utilizado en múltiples ocasiones para realizar bloqueos y continuaciones, siendo él el bloqueador. Dicho esto, su alto IQ baloncestístico le da licencia para obrar algún que otro pick and pop. El resultado de este movimiento suele facilitarle un triple liberado de cualquier defensor.

La versatilidad, ya comentada anteriormente, que guarda Bol, genera, en ocasiones, que se posicione ofensivamente como un alero, lo que crea un emparejamiento con un defensor 25 centímetros menor que él. La ejecución de este movimiento suele reflejar una victoria para el de Oregón, ya sea con un triple, con un tiro de media distancia o con una entrada.

Los datos demuestran su eficiencia ya que, anota más de la mitad de los tiros de campo y triples lanzados, los cuales suelen ser alrededor de 15 y 3 por partido respectivamente. La dificultad que suelen tener los jugadores de gran altura a la hora de enfrentarse a la línea de tiros libres es evidente, pero para Bol no parece existir esa palabra en su diccionario, puesto que el pívot tiene un acierto superior al 75 por cierto en 4 intentos por encuentro.

Todo ello le facilita anotar 21 puntos por partido.

JUEGO DEFENSIVO

Es un gran defensor. Uno de los factores que le permiten poner casi 3 tapones por partido es el cambio de atacante, el cual es imitado en la ofensiva. Al realizar el switch defensivo en la zona, este le permite sobreponerse en altura sobre su atacante y lanzarse sobre él a la hora de tirar.

Cuando a Bol le intentan postear, sus emparejamientos tienden a buscar el recurso del reverso o del fade away, los cuales resultan inefectivos debido a que su altura y su envergadura de 2,34 metros le permiten taponar fácilmente. Su simple presencia genera pavor en sus rivales, que al tirar se precipitan. Esto, su buen posicionamiento, tanto ofensivo como defensivo y su altura le facilitan capturar grandes cantidades de rebotes a Bol, 9 por partido.

Es también importante el trabajo de su afinado sentido orientativo con el que logra estabilizarse en la cancha a la hora de defender.

Uno de los problemas que le genera su gran altura es la lenta capacidad de reacción, pues a la hora de defender en la cabecera o el perímetro, generalmente cuando se trata de un atacante más rápido y ágil, genera una vía libre para que el rival anote fáciles puntos.

PUNTOS DÉBILES

Y si a Bol Bol se le pudiese sacar alguna debilidad en el juego sería la del físico, puesto que es un “tirillas”. Pero este, sinceramente, no creo que sea gran problema para el jugador ya que, cuando llegue a la NBA sufrirá grandes cambios físicos debido a largos y grandes entrenamientos.

Hay que resaltar su tendencia a lesionarse, sufriendo 2 de ellas en los últimos nueve meses, lo cual asusta, y con razón, a cualquier inseguro y futura franquicia que tenga en mente draftearle. De hecho, estas lesiones sólo le han permitido jugar 9 de los 38 partidos que su escuadra ha jugado, lo cual no llega a reflejar si conseguirá tener la resistencia y el desgaste profesional.

Debido a que no será el plato principal del Draft, las franquicias buscarán en él un rol de pívot secundario, lo que le proporcionará más experiencia que números. Aunque tampoco hay que olvidar que Bol es uno de esos jugadores que produce mucho para lo poco que pisa el parqué.

POSIBLE ELECCIÓN DE DRAFT: TOP 15