El Barcelona se une al festín blanco | Jornada 28 Euroliga

Esta pasada semana nos dejaba una doble jornada. Los españoles pueden decir que les ha resultado favorable, puesto que el Barcelona se ha clasificado para los playoffs y el tercer equipo español con opciones, el Baskonia, está a un pequeño paso de conseguirlo.

También te puede interesar:

https://defensaenzona.com/61-veces-harden-jornada-nba/

BAYERN MUNICH 73-71 BARCELONA

Pocas veces un equipo puede estar rezumando júbilo tras perder un partido, sea cual sea el deporte. Aunque ningún jugador de la plantilla blaugrana no lo admitiese, ellos sentían un placer indebido en su interior. Este inusual suceso se lo puede acreditar el Barcelona y es que, pese haber perdido frente a los muniqueses consiguieron clasificarse como quintos para los próximos playoffs.

Aquel fue un partido que los de la ciudad condal parecieron controlar durante los tres primeros cuartos. Esa holgada ventaja se volatilizó, pues los bávaros consiguieron elaborar estupendas jugadas en el último cuarto, las cuales en su mayoría acababan filtrándose por la red. La última pelota que acabó rozando el cabello de la canasta fue la que lanzó un viejo conocido barcelonés. Su nombre, Petteri Koponen. Y es que, el jugador finés sentenció el encuentro con una jugada de libro. El propio Koponen anotó 14 de los 73 puntos que agrupó el Bayern. Por parte de los españoles, el más vistoso fue Ante Tomić con 13 tantos y 6 capturas. Pese a la clasificación, los pupilos de Pesiç elaboraron un mal encuentro debido a que nunca se llegaron a encontrar.

Como ya ha sido mencionado anteriormente, los de la ciudad condal seguramente partirán en su ruta de playoffs como visitantes frente al Efes de Estambul, un emparejamiento no apto para cardíacos.

Ardua labor la que tiene que desempeñar el Bayern, quienes se sitúan doceavos con 13 victorias y 15 derrotas. Todavía cuentan con opciones para estar en los cuartos de final, aunque para ello tendrán que ganar todos sus partidos y depender de terceros.

GRAN CANARIA 91-67 OLYMPIACOS

Partido curioso cuanto menos. Quizás fue Pedro Martínez el que volcara todas sus estrategias para poder adueñarse a la afición hasta final de temporada y así poder establecerse como entrenador del equipo canario. Dicho esto, hay que rendirse ante el esplendido encuentro que nos ofreció la escuadra isleña.

El carácter espartano que suele caracterizar a los pupilos de David Blatt, otro que está en la cuerda floja, se disipó durante los cuarenta minutos de juego. Parece que se les olvidó que penden de una línea roja. Una pésima actuación, aunque si hubiese que destacar a alguno de los integrantes de la plantilla griega, ese sería Briante Weber, quien con sus 13 puntos y 5 capturas intentó menguar la diferencia de puntos con la que su equipo contaba. También es cierto que enfrente tuvieron una sólida defensa y a un magnífico Erikson, el cual anotó 24 tantos en 17 minutos. Una proeza digna de ser puesta a buen resguardo.

Con esta victoria los canariones moldean, para bien, su estado de ánimo, algo que les resultará de gran utilidad para la recta final de la temporada.

Los helenos salen muy perjudicados de esta vigesimoctava jornada. En la ya mencionada, fueron apeados de esos ansiados playoffs. Urge una rauda reacción debido a que el Pireo se encuentra a tan sólo dos encuentros de no ostentar más batallas de los suyos en la máxima competición europea hasta la temporada que viene.

BASKONIA 86-76 REAL MADRID

Otros que recuperan el oxígeno en el tramo final de la campaña son los vitorianos, quienes con este laurel se posicionan sextos con un pequeño margen sobre el noveno clasificado. Los capitalinos siguen terceros. Y sí, todavía hay alguna que otra opción a que terminen primeros. Ínfima, pero la hay.

El encuentro fue de contrastes, puesto que Laso con su infalible cronómetro repartió espléndidamente el minutaje y reservó a jugadores como Campazzo, Tavares o Deck, mientras que jugadores baskonistas como Vildoza, Poirier o Shields, actuales piezas clave para Perasovic, jugaron más de tres cuartas partes de él. Se observó a un Baskonia que realizó un partido serio, con intenciones, luchando por cada balón como si de la última posesión se tratase.

En cuanto a la anotación de los vascos, fue el propio Poirier quien realizó un excelso partido, en el cual agrupó 19 puntos y 16 rebotes. Hay que añadir que el francés estuvo muy bien acompañado por el argentino Vildoza, jugador que reunió 20 tantos.

El discreto Madrid se intentó que acoger a los 17 tantos que aportó el americano Thompkins. La escuadra merengue no pareció querer sobrepasar al equipo baskonista en ningún momento. La inferioridad en el rebote, los malos porcentajes desde la línea del 8,32 y la parsimonia fueron las lacras que caracterizaron el juego del equipo merengue.