España llega invicta a la gran final mundialista | FIBAWC 19

Los de Sergio Scariolo llegan a la final del Mundial contra todo pronóstico, ya que nadie se imaginaba que la selección española llegase tan lejos con el equipo que llevaba. Pese a las críticas, España ha ido de menos a más, derrotando a grandes selecciones como la Azurra, Serbia ( Para muchos la campeona) y Australia, otra de las grandes potencias. Con esta final, intentarán ganar el oro, como hace 13 años, frente a la selección helena. Su rival es Argentina, equipo que eliminó en semifinales de ese Mundial de 2006 en un partido agónico.


También te puede interesar:

Argentina: el sueño de la nueva generación | FIBAWC 19


UNA PRIMERA FASE

Pese a quedar 3-0 en la primera fase, los de Scariolo no demostraron su juego, jugaron bastante apagados en algún partido y costó mucho más de lo que se podía imaginar, por la entidad de los 3 rivales: Tunisia, Irán y Puerto Rico.

3 partidos muy igualados, en el que costó bastante lograr una victoria clara, excepto en el primero que, a base de triples, se logró una ventaja escandalosa para lo que había sido el partido de España.

LA SEGUNDA FASE SOBRESALIENTE

Con el 3-0, España se mediría con Itália (2-1) y Serbia (3-0). Todos decían que el partido frente a la Azurra era la “final”, ya que si se ganaba ya estaba la selección clasificada, pero si se perdia, se debía ganar a Serbia y eso, para todos, era imposible.

España ganó muy bien a Itália, con una grandísima defensa y un carácter que no se había visto hasta el momento del campeonato. Con la victoria, ya se tenía el pase a cuartos asegurado, pero se quería evitar al Team USA, por lo que tocaba ganar a Serbia. Contra pronóstico, España jugó un partidazo frente a los serbios, demostrando que ellos eran el verdadero coco de este campeonato. Llegaron a tener ventajas de +20 frente a una selección, que para muchos, era invencible.

Con esa victoria, España quedaba primera de grupo y se iba a jugar el pase a la lucha por las medallas frente a la selección polaca, una de las grandes sorpresas de este Mundial.

POLONIA EN CUARTOS, LA SORPRESA

Partido duro, costoso y muy tabajado de los españoles contra una Polonia que no tenía nada que perder y salió a darlo todo.

Un gran A.J. Slaughter lideraba a los polacos que nunca se fueron muy atrás en el marcador. En cambio, España iba dominando siempre, pero con una sensación que si fallaban, los polacos se enganchaban al partido y complicaría las cosas a los españoles.

Finalmente, la veteranía de los jugadores españoles, que ya han jugado muchas eliminatorias, decantaron el partido a favor de España, lo que significaba volver a una lucha por las medallas, algo que al inicio del campeonato nadie se imaginaba.

AUSTRALIA, EL DUELO DEL CAMPEONATO

El partido del torneo sin duda, 40 minutos, dos prórrogas y muchísima tensión el el partido de semifinales que jugaron España y Australia, un equipo lleno de NBA de mucho nivel.

Durante el partido, los autralianos siempre dominaron en el marcador con venajas bastante ámplias, llegando alguna a superar el +10 y poniendo en muchos problemas a España.

En el último cuarto, un enorme Marc Gasol ( ha sido criticado todo el torneo) lideró a su equipo, junto a Ricky Rubio y Llull para empatar el partido. Mills tuvo dos TL para ganar, pero solo metió el primero, por lo que mandaba el partido a la prórroga.

En la primera, los de Scariolo emepzaban con un +5 que se podía pensar que era definitiva, pero Australia lo empató rápidamente para volver a engancharse a la semifinal. Los equipos no anotaron durant dos minutos y se llegaba a los últimos insantes con un empate a 78. Los australianos anotaron dos TL (78-80) y a falta de cuatro segundos, Marc Gasol anotó para España y enviar el partido a la segunda prórroga.

Aquí, la veteranía de los españoles fue clave, sobretodo Llull, con sus dos triples consecutivos cerró el partido para España (+8). La última canasta, la de la sentencia, fue de Marc, quién acabó con 33 puntos para un partido memorable, tanto de Autralia como de España.

A LA GRAN FINAL

España contra todo pronóstico va a tener opción a ganar la medalla de oro del Mundial. Tras lograrlo hace 13 años, la selección española quiere volver a ganar, esta vez a la Argentina de un Scola que está espectacular ( 39 años), que junto al Facu, han puesto a la albiceleste en la gran final.

El España – Argentina fue la semifinal de ese Mundial de 2006, en el que los de Pepu Hernández (España) ganaron tan solo de 1 punto, con una defensa en la última posesión.

Con ganas de revancha, será una gran final, con dos equipos a los que nadie daba por hecho que llegasen hasta aquí, pero que con su juego, se lo han merecido completamente.