Los Heat remontan y ponen el 2-0 en la eliminatoria | Jornada NBA

Los Miami Heat sonríen, otra vez, y están más cerca de las ansiadas finales, gracias a una gran reacción del equipo en la segunda mitad.

MIAMI HEAT 106 – 101 BOSTON CELTICS

No parecía la noche de los Heat, pero este equipo ha demostrado ser un equipo muy fuerte mentalmente, así teniendo la capacidad de no irse nunca del encuentro. 

El primer cuarto parecía indicar que veríamos un partido parecido al primero, es decir, muy igualado durante todo el encuentro, con muchas alternativas en el marcador. Hay que destacar el inicio de Duncan Robinson, que empezó enchufando un 4/5 en tiros de tres. De esta forma ya había sumado el doble de puntos de los que había sumado en todo el primer encuentro.

SEGUNDO CUARTO DE DOMINIO VERDE

Pero Boston dio un paso adelante y consiguieron un parcial de 29-19, en un segundo cuarto que se veía al equipo de Miami sobrepasado por el planteamiento ofrecido por los de Massachusetts.

Un Kemba Walker (23 puntos en total) volviendo a su nivel habitual, una gran segunda unidad de los verdes y una defensa que dejó en 19 puntos a los de Florida, fueron las claves para que los Celtics dominaran este cuarto.

REACCIÓN DE LOS HEAT EN LA SEGUNDA PARTE

Se cambiaron las tornas, los de Spoelstra se pusieron las pilas tanto en defensa, dejando a Boston en 17 puntos en el tercer cuarto (17-37 de parcial), cómo en ataque, donde apareció sobre todo un gran Bam Adebayo con 15 puntos tan solo en el tercer cuarto.

No solo apareció Adebayo, también lo hizo Goran Dragic (25 puntos en total). Se nos empiezan a acabar los adjetivos para el esloveno, sin duda estamos ante su mejor temporada en la NBA.

Con los Heat ya carburados y por delante en el marcador, llegábamos a un último cuarto en  el que estaba todo por decidir. Pero la toma de decisiones de Miami fue superior a la de Boston, y solo Jaylen Brown, que metió numerosos triples en los instantes finales del partido, mantuvo a flote a los Celtics. Desgraciadamente para sus intereses, esos triples fueron insuficientes y los de Florida se harían con el partido (106-101).

Una de las claves de la derrota de Boston son las pérdidas de balón, hasta 20 perdidas en contra de las 9 de Miami. Los Celtics no tuvieron el mismo cuidado de balón en la segunda mitad y eso se notó, obviamente, en su nivel en ataque.

Miami sigue haciendo su trabajo en estos Play-off y quieren demostrar al mundo que se puede llegar a una final de la NBA sin una superestrella de referencia. Veremos como avanza esta eliminatoria.