Los protocolos COVID-19 siembran dudas | Jornada NBA

Tras una jornada en la que LeBron James expresó su malestar por la más que probable disputa del All-Star, a la que ya se habían opuesto otras estrellas, la NBA no sale favorecida de una jornada de incertidumbre, donde primero no permitieron jugar a una de ellas, Kevin Durant, para luego sí dejarle y finalmente prohibirle continuar. Los Nets, pagan cara su ausencia, en un día donde los Jazz, aprovechando su victoria y la derrota de Clippers, se afianzan en liderato de la NBA.

Brooklyn Nets 117 – 123 Toronto Raptors

Tremenda confusión la vivida en Brooklyn entre dos equipos destinados a poder encontrarse en postemporada, pues los Raptors, que empezaron mal, ya han escalado posiciones, y con esta victoria se sitúan ya en en puestos de playoff (7º conferencia Este)

Sin embargo, los titulares se los llevaran cuestiones extradeportivas. La NBA en un primer lugar no deja salir a Kevin Durant, debido a protocolos sanitarios. El bueno de Kevin nunca había sido suplente en sus anteriores 866 partidos NBA. El desconcierto lo aprovecha Toronto que toma ventajas en el primer cuarto (17-26). Pero de repente, sorpresa, Kevin Durant salta a la pista faltando 4 minutos para el final de este período.

A los Nets les cuesta asimilar la noticia, los Raptors incluso amplían la renta, y no es hasta el segundo cuarto donde los motores empiezan a carburar y con Durant todo el cuarto en cancha anotan 40 puntos para quedarse a solo 4 en el entretiempo. Tras el descanso, Durant sale ahora sí titular, pero tras cometer su cuarta falta Nash le reserva (70-69 arriba Nets). Hasta aquí todo normal, lo raro viene después, ya que no le permitirían volver a cancha por las normas COVID-19.

El partido desde entonces se ha desarrollado en la igualdad, pero los locales, que se habían mostrado intratables en jornadas previas en los últimos cuartos, han notado la ausencia de su mayor estrella y unido a las pérdidas al final de Irving (7 en total) permiten que se les escape el partido ante los de Toronto donde destacaron Siakam (33 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias) y Lowry (30 puntos 5 rebotes y 7 asistencias), con buena ayuda de Powell (18) y Boucher (17).

Los de Brooklyn, con todo el lío, han jugado como equipo y los 9 jugadores han aportado más de 8 puntos, con ninguno por encima de los 19 de Joe Harris. Parece una buena solución tirar del colectivo si finalmente se confirma la ausencia de Durant por coronavirus (sería la segunda para un jugador que ya pasó la enfermedad el año pasado).

Suponemos la NBA acabará aclarando lo sucedido, aunque por ahora parecen no tenerlo claro ni en la estadística (Durant aparecía como titular pese no haber salido de inicio). Su imagen, con el All-Star en el aire, en entredicho.

Cleveland Cavaliers 105 – 123 Milwaukee Bucks

Si hay un equipo que haya aprovechado el lío en la ciudad de Nueva York, ese serían los Bucks, que apoyados en el rebote (cogieron 18 más que los Cavs) encadenan su tercera victoria seguida con la que acceden al segundo puesto de la conferencia, en detrimento de los Nets y a solo 1,5 partidos de los líderes, los Sixers.

Pese a la diferencia final, no ha sido un partido sencillo para los visitantes que desacertados en el tiro exterior solo cuando han podido rebotear y correr han desarmado a los de Cleveland.

Y es que los Bucks basan gran parte de su juego en las transiciones y liderando las capturas es lo que le permite solventar los partidos con facilidad. La temporada pasada aventajaron en 5 rebotes defensivos al 2º mejor en ese apartado, los propios Nets, entre 2º y último solo una brecha de 6. Hasta ahí necesitan llevar su juego este curso para volver a mandar, al menos en temporada regular (por ahora todavía son 2º en rebotes).

Aguantaron muy bien los Cavs, 7 arriba al fin del primer cuarto y 63-60 al descanso. Parecía difícil de mantener para un equipo promedia apenas 104 por encuentro, y cuando sus porcentajes comenzaron a bajar la sucesión de canastas fáciles para los de Milwaukee les fue proporcionando una ventaja que se amplió hasta el bocinazo final.

De nuevo en los Bucks, Giannis (33 puntos y 12 rebotes), estuvo bien secundado por todos los titulares por encima de los dobles dígitos, y Portis que está aportando mucho como 6º hombre, mientras que en los de Ohio, necesitarán más de Sexton y Garland, desacertados en el tiro, para plantar cara en la reedición del duelo, 24 horas después.

Indiana Pacers 113 – 114 New Orleans Pelicans

Segunda derrota consecutiva de unos Pacers que empiezan a notar el cansancio, debido seguramente al sobresfuerzo para superar las bajas importantes (Warren o Levert) y se alejan de los puestos cabeceros de la conferencia tras sumar 4 derrotas en los últimos 5 partidos.

Para muestra de la fatiga, su estrella Domantas Sabonis, uno de los reyes del doble-doble de la temporada, se quedó por primera vez por debajo de las dobles figuras (8 puntos y 6 rebotes) tras 2 partidos consecutivos de career high (32 y 33 puntos).

Sinónimo de igualdad los duelos Pacers-Pelicans (en el anterior se impusieran los de Indiana en la prórroga), el encuentro volvió a transcurrir en un marcador parejo. Sin embargo, tras una primera parte ajustada, un parcial de 7-15 permitió a los visitantes irse al descanso 9 arriba. Tras la pausa, los Pelicans apretaron y llegaron a disfrutar ventajas de hasta 15 puntos (69-84). No obstante, pese a las ausencias, los Pacers llevan años demostrando que no se rinden y le dieron la vuelta al marcador, apoyados en el acierto del mayor de los Holiday (22 puntos, 7 triples) hasta colocarse por encima en los últimos minutos del partido.

En el clutch, Ingram (30 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias) no falló y aunque Miles Turner tuvo el balón para ganar a falta de un segundo se encontró con Lonzo Ball, que añadió esa acción defensiva, rozando la falta, a su buena actuación de la noche, 20 puntos y 9 rebotes. La victoria, que también es la segunda consecutiva para los de Luisiana, les permite escalar posiciones y seguir en la lucha por puestos de play-in.

Orlando Magic 123 – 119 Chicago Bulls

Balsámica victoria para los Orlando Magic, que tras 4 derrotas consecutivas (1-6 en los últimos 7 partidos) empezaban a enfilar los últimos puestos en la competición, tras un buen inicio sufriendo las importantes lesiones (Isaac, Fultz, Gordon,…).

Ante las ausencias emergió la imperial figura de Nikola Vucevic, que se fue hasta su récord de anotación, 43 puntos (que pudieron ser más si no fallara hasta 12 tiros libres), aportando también 19 rebotes, siendo una pesadilla para los hombres altos de los Bulls, que además veían como Markkanen se lesionaba y añadía escasez a su pintura (ya cuentan con la baja de Carter Jr.)

Pese a anotar ya Vucevic 15 puntos en los 6 primeros minutos, no fue hasta el segundo cuarto cuando los locales, que iban 6 abajo, pegaron un estirón de la mano de Fournier (20 puntos) se escaparon con 14 puntos casi consecutivos del escolta francés (66-56). El tercer cuarto no cambió demasiado el panorama, y pese a que los de Chicago se acercaron los Magic llegaron 11 arriba al último periodo.

Sin embargo, el apagón llegó a los de Orlando permitiendo a los Bulls igualar a falta de 2 minutos. En este momento, mismos protagonistas, Fournier y Vucevic aparecieron en el clutch y la victoria se quedó en casa (123-119)

Por los de Illinois destacó de nuevo LaVine, con 26 puntos y 8 asistencias, siguiendo con su candidatura al All-Star, contando con la aportación de Patrick Williams, récord de anotación para el novato (20 puntos, 7 rebotes). Mientras que en Orlando también ayudó otro rookie, Cole Anthony, que está aprovechando las bajas para hacerse un sitio (17 puntos, 9 asistencias).

Con el triunfo, los Magic adelantan en la tabla a los Bulls, que no deberán esperar para la revancha, reeditando el mismo duelo al día siguiente.

Miami Heat 122 – 95 Washington Wizards

Victoria también para el otro equipo de Florida, los Heat no quieren que les afecte la maldición del subcampeonato que sufrieron Warriors el año pasado, pero también los Cavs tras las finales de 2018 o ellos mismos después de las de 2014, que manda a los que perdieron el título en la final a las posiciones bajas de la tabla de la temporada siguiente.

Y es que los de Miami por ahora ocupan esos lugares, llegando al encuentro con solo 7 victorias y 14 derrotas, pero en la revancha ante los capitalinos no hubo ninguna historia.

Mucho se habló en su duelo previo de que Beal superaba los 16 partidos de todo un Michal Jordan en partidos de comienzo de temporada de más de 25 puntos. Pues bien, en 17, ahí termina la racha para Beal que se quedó en tan solo 7 puntos (1 de 14 en tiros) y los Wizards lo notaron hasta el punto de que ya perdían 71-43 al descanso, diferencia que se amplió hasta los 36 antes de un último período de mínimo maquillaje de la pobre imagen de un equipo, y de Westbrook, que regresaba a las canchas.

Necesitan los campeones del Este dar con la tecla. Por ahora Spoelstra ha cambiado la rotación sacando a Herro (17 puntos) desde el banco y con más protagonismo para un Nunn (25 puntos, 8 rebotes), que tras una gran temporada año pasado fue perdiendo papel en los playoff y el inicio de esta. Adebayo (21 puntos) y Butler (14 puntos, 8 rebotes y 9 asistencias) siguen sumando pero necesitarán refrendarlo ante rivales de mayor nivel. Pero antes, doble partido clave contra uno de los que parecen de su liga, los Knicks.

Oklahoma City Thunder 103 – 106 Minnesota Timberwolves

En la pelea con los Wizards por el dudoso honor de eludir el farolillo rojo, se encuentran unos Timberwolves que, aprovechando las numerosas bajas de OKC, consiguen su segunda victoria como visitantes, registro en el que solo tienen por detrás al otro equipo implicado en esos últimos puestos, los Pistons, que ahora mismo mandan en casi todo lo negativo.

En un partido marcado por las numerosas ausencias, entre ellas las estrellas de ambos equipos, Shai y Towns, el partido fue al menos intenso y tuvo un desenlace emocionante, hasta que Russell (21 puntos y 6 asistencias) cerró el partido con un triple a falta de apenas que 3 segundos que no tuvo replica en el intento de Diallo.

Movido todo el partido en rentas bajas, parecía que los Wolves se escapaban justo antes del último período (76-85) y Horford refrendaba su gran partido (26 puntos, 7 rebotes, 8 asistencias) con un triple para empatar a falta de 30 segundos antes de que Russell, que tuvo la colaboración de nuevo de Beasley (24 puntos) le diera la estocada final al encuentro.

Phoenix Suns 109 – 92 Detroit Pistons

Hubo un momento en que quedar último te daba más posibilidades en la lotería del Draft. En una buena idea de Adam Silver, el comisionado igualó las probabilidades de los 4 peores equipos para eliminar el famoso tanking. Aún así, lejos de competir están estos Pistons, último equipo de la noche en liza por el farolillo rojo.

Sabían los Suns, que quieren regresar a Play-off tras una década, que no se pueden permitir derrotas tontas y menos en casa contra un equipo que solo ha ganado 1 partido lejos de detroit y que esta noche ha tirado en un lamentable 37% en tiros de campo y por debajo del 20% en triples.

Poco más que decir de unos Pistons que subsisten mientras a Grant le dura la gasolina (21 puntos) y a los que da pena ver a un gran jugador como Blake Griffin (9 puntos y 3 rebotes en 24 minutos) en ese estado. Correctos los de Phoenix, bien Paul en la dirección (20 puntos, 7 rebotes y 9 asistencias) y Booker como finalizador (23 puntos), ahorrando fuerzas para la siguiente jornada ante unos Celtics que probablemente den más batalla.

Charlotte Hornets 121 – 138 Utah Jazz

Siguen empeñados los Jazz en dar que hablar esta temporada. Tras la victoria de los Lakers en la jornada anterior se veían obligados a vencer para mantenerse al frente de la NBA y lo hicieron con total autoridad.

Si es que toda la liga era consciente del potencial defensivo de un equipo comandado por el francés Gobert bajo los aros (son la 3ª mejor defensa de la NBA) pero la clave parece estar en su ataque don de han pasado de ser de los 10 peores a Top-10, lo que les coloca un +- solo por detrás de los propios Lakers.

Y si vamos más al detalle, la clave está en el acierto exterior. Los Jazz son el equipo de la liga que más triples anota con diferencia ya no solo frente a sus rivales, sino que si lo comparamos con su año pasado anotan más de 10 puntos más desde detrás de la línea, tiran más y con mucho mejor porcentaje, y por ahora eso se traduce en victorias, W tras W, 14 en los último 15 partidos.

Contra Charlotte, la historia se repitió, y unos buenos Hornets solo fueron capaces de aguantar el primer período, pero los visitantes anotaron más de 30 puntos cada cuarto, batiendo el récord de la franquicia de triples, con 26 anotados con un increíble 52% de acierto, lo que les permitió abrir brecha en el segundo y mantenerla, fácil, todo el encuentro.

Mitchell sigue a su gran nivel esta temporada (30 puntos), Bogdanovic va reecontrando el de la pasada (31) y Gobert sigue en su línea (12 puntos, 15 rebotes), en un Jazz donde todos aportan. En los Hornets, pese a la derrota buena imagen, sobre todo el rookie LaMelo Ball batió de nuevo su tope de anotación (34 puntos, 4 rebotes y 8 asistencias) aprovechando la nueva lesión de Graham, mientras que Hayward sigue sólido (25 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias). Hay motivos para soñar con un buen futuro en Charlotte, quizás llegar al nivel de Utah Jazz esta temporada.

Los Angeles Clippers 115 – 119 Boston Celtics

Los que no logran seguir la estela de Jazz y de sus vecinos de Los Angeles, han sido los Clippers, que se han dejado remontar ante unos peleones Celtics, que con muchas bajas han conseguido voltear el marcador con un excelente tercer cuarto, basándose en un gran cuidado del balón, con solo 6 pérdidas, 10 menos que los locales.

Pronto han aprovechado las ausencias los locales, aunque ellos tampoco contaban con George, mediado el primer cuarto ya mandaban por 11 puntos (20-9, minuto 6). Sin embargo ha sido la buena segunda unidad de los de California, Lou Williams (18 puntos), Zubac (14) y Morris (13) la que ha ampliado aún más hasta el 46-30 que empezaba a hacerse difícil para los de Boston. Sin embargo, Tatum (34 puntos, 7 rebotes), ha liderado ante la baja de Jaylen Brown, un parcial de 59-33 para llegar al último cuarto mandando.

Pero los Clippers no quieren recordar fantasmas pasados y comandados por Kawhi Leonard (28 puntos y 11 rebotes) han llegado al último minuto 1 arriba después de un triple de Lou. Sin embargo, justo ahí, una pérdida del propio Kawhi, le concedió la oportunidad a Kemba Walker, que regresaba, para anotar una canasta ante Ibaka que ya no pudieron contestar los de Los Angeles.

Necesitaba Kemba un buen partido (además del tiro ganador, 24 puntos) y lo necesita su equipo para consolidarse en los puestos nobles de la conferencia Este. Entretanto los Clippers se ven adelantados por sus vecinos en un Oeste que parece, al menos en la fase regular, cosa de tres, con Utah de momento al frente.