Nieve, covid, sorpresas, ¿quién da más?| J23 Euroliga

La jornada 23 arrancó con las secuelas de una escena atípica, pero que comienza a ser habitual en el panorama del deporte internacional. Hasta de 3 jornadas distintas (18, 19 y 20) se han disputado partidos en esta semana que, inicialmente, solo correspondía a la ya citada 23. Al covid se le añaden las condiciones meteorológicas de Grecia (con una nevada histórica) que nos deja los siguientes aplazados: Panathinaikos-Zalgiris (aplazado por segunda vez, en este caso por la nieve) y el Maccabi-Fenerbache (positivos confirmados de Fenerbache).

Las 2 veladas de jueves y viernes nos presentan duelos con necesidades y situaciones dispares, grandes actuaciones, récords personales y la pequeña sensación de que la normalidad está más y más cerca, tras superar una crisis de positivos que nos deja una situación en la que los partidos llegan a cuenta gotas, en la que reina el caos y la acumulación masiva de partidos.

Zenit 76 -67 Efes

Un Efes descafeinado, diluido en el encuentro, sin Larkin por una lesión que terminó siendo mucho menos de lo que pudo parecer inicialmente (fecha de regreso estimada: 30 de enero contra Fenerbache o 2 de febrero contra CSKA), que no pudo superar la deficiencia anotadora del tercer cuarto (6 puntos) ante un Zenit que impuso su ley en ambos lados de la cancha y que continúa esa racha personal de Xavi Pascual, al que se podría comenzar a denominar ‘bestia negra’ de Ataman, siendo un abultado 12-1 el balance personal de los dos entrenadores a favor del catalán.

Zenit contó con un Poythress (27 de valoración) aguerrido y luchador, poniendo sobre la mesa, en un partido clave para las aspiraciones de ambos equipos, su récord de puntos (21) y valoración en toda su andadura Euroliga, que comenzó a mediados de la temporada pasada con el propio Zenit, respondiendo así a la exigencia del partido contra el vigente campeón, que cuenta con el actual MVP, Vasilije Micic, entre sus filas y continúa en su línea de negarse a dejar de anotar y anotar (5 de sus últimos 6 partidos con 18 o más puntos) estando al 100%, pero con un equipo que no levanta cabeza y el balance de los últimos 4 partidos ya es de 1-3.

Los de Xavi Pascual anotan un tanto clave para su presencia en playoff, a la vez que complican la vida a los de Ataman, siendo ahora Fenerbache el equipo que podría tomar ese último puesto de playoff a la espera de sus aplazados.

Olympiacos 72-76 Estrella Roja

La mejor versión de Vezenkov (4/7 en triples y 8 rebotes) con un apoyo secundado por Sloukas (18+4+4)  y unos porcentajes que se vieron lastrados por el desacierto del resto del grupo (2/15 en triples) y del propio Kostas, con 2/7 desde más allá del arco, que se unió a la facilidad de los de Radonjič para anotar en transiciones efectivas tras las pérdidas rivales (5-20 el tanteo en cuanto a puntos al contrataque) y de superar ampliamente el % de sus rivales en cuanto al tiro exterior son algunas de las claves de esta victoria serbia que podemos denominar como sorprendente.

Pese a ser los de Belgrado los peores tiradores de 3 puntos de la competición y los segundos que menos ejecutan desde 6.75, por lo que no es sorpresa para nadie los 18 triples ejecutados por Estrella Roja por los 29 de Olympiacos, la mala noche de los visitantes hizo parecer hasta bueno al segundo peor tiro exterior de la liga con un pobre 27,6%.

Aun con todas estas claves negativas, Olympiacos logró mantener el partido igualado y todo se redujo a distancias de 2 o 3 posesiones, salvo el inicio en el que se alcanzó la máxima (10) a favor de un Estrella Roja pletórico, pero que sería rápidamente corregido por los ajustes helenos y el talento de Vezenkov con un 11-0 de parcial. Por parte de Estrella Roja, destaca principalmente Dobric, con una mezcla perfecta de efectividad y aportación con 6/7 en tiros de campo, 4 asistencias, 2 robos y una única pérdida.

Con la derrota de esta jornada, Olympiacos sufre la primera derrota en la presente Euroliga en el Pireo tras 9 partidos invicto. Derrotas que, dadas las circunstancias de uno y otro equipo, pueden ser decisivas para perder ese ansiado 4° puesto que otorga el factor cancha en la ronda previa a la batalla de Berlín y victorias que, por otro lado, dan crédito a un equipo que se aferra a la lucha por el playoff dejando atrás 3 derrotas consecutivas con una victoria que vale su peso en oro.

Barça 84 – 71 Asvel

Se volvió a cruzar en el camino de los galos un argentino que, con un nuevo look y 20 puntos bajo el brazo, los ha vuelto a avasallar como ya ocurrió en la primera vuelta y parece que, por fin, ha encontrado un nuevo hogar dulce hogar en la Ciudad Condal. Unido al regreso Euroliga de Mirotic tras el covid como si nada hubiera pasado, 20 de valoración y jugador más valorado del encuentro. Continúa el buen momento de forma de los ‘Nikos’, que suman más y más apoyos a la candidatura de un proyecto liderado por Jasikevicius que parece haber logrado la madurez necesaria para, esta vez, hacerse con la gloria y, quien sabe, el ansiado triplete.

Ambos equipos siguen tónicas totalmente opuestas, los culés continúan su «vuelta a la normalidad» con lo que parece ser el final de los casos Covid en la plantilla, una vez que Sanli regrese con el grupo, y las aportaciones de los nuevos, Exum y Nnaji, al igual que los recién recuperados, Higgins y Calathes, suben el listón de una plantilla que de por sí ya es imponente, en la cual todo parece carburar de nuevo. Por otro lado, la caída libre sin frenos de un equipo como Asvel, que apuntaba alto en los primeros meses de temporada regular, que se encuentra ahora en una situación más que peliaguda en Euroliga e insuficiente en liga con ese cuarto puesto.

El partido no tuvo intriga, con un Barça relajado y un Asvel maquillando el marcador con un 12-0 de parcial a favor de los franceses para finiquitar el partido, que también elevó las estadísticas de un Fall insuficiente hasta ese momento, siendo la figura de Okobo el único capaz de producir de manera notoria con 17 puntos y 8 asistencias.

UNICS 75 – 86 CSKA

Independientemente del juego, el resultado, los árbitros, el público… cualquier cosa que pueda dar tema de conversación sobre lo que fue un partido de baloncesto, los comentarios sobre este partido no pueden comenzar de otra manera que no sea dando la sorpresa de la jornada: John Brown finaliza su primer partido en esta Euroliga con 0 robos de balón tras 20 jornadas logrando al menos uno, pero si solo fuera uno, ¿qué sorpresa sería esta?

El jugador de UNICS ha dejado hasta en 5 ocasiones su marcador de robos en 5, dejando un máximo de 7 y, ahora, con un ojo puesto en superar la marca de mayor número de robos en una temporada de Euroliga, y no, no importa que ahora se jueguen más porque va en rumbo de batirlo con un promedio de 2.9 robos por partido, mismo promedio que puso sobre la mesa un tal Manu Ginóbili allá por la temporada 2000/01. El marcador está 64-60 para el argentino, no pudo ser como colofón su cumpleaños, pero parece que la duda ya no es si lo hará, sino cuando lo hará y donde dejará el nuevo registro, en una temporada regular de 34 partidos.

De vuelta a lo que fue un gran encuentro entre ambos equipos, el encuentro estuvo marcado por un parcial de 10-0 a favor de CSKA en el segundo cuarto, evento que ni mucho menos rompió el encuentro, pero si dejó huella en los 23 minutos y 18 segundos que restaron de encuentro, UNICS no volvería a tomar la delantera.

Los casi doble-doble de Mario Hezonja (21 puntos y 9 rebotes) y Lorenzo Brown (21 puntos y 9 asistencias) no fueron suficientes para batir al mejor Alexey Shved de la temporada en cuanto a anotación, que recupera confianza tras un doloroso 0-6 en triples frente a Armani Milán. Apoyando a Alexey, Nikola Milutinov, que cuenta con una efectividad y un aporte al equipo fundamental cada vez que sus minutos son considerables, y un Will Clyburn que encadena su segundo partido de 20+ de valoración (21 y 20) castigando a UNICS desde el tiro libre, logrando convertir 8/8 por los 9/12 que sumaron entre todos los dirigidos por Perasovic.

Al igual que ocurrió el jueves, este tipo de victorias fuera de casa pueden valer su peso en oro para lograr tener una mínima tranquilidad, si es que eso existe en esta Euroliga, para lograr objetivos y factor cancha en la previa a la Final Four. De todos modos, no parece que este vaya a ser el último adelantamiento entre estos dos equipos dispuestos a asaltar la banca.

Mónaco 84 – 90 Real Madrid

El gigante blanco tambaleó, dudó y, como casi siempre, venció. Una vez más un equipo español afronta un encuentro con prórroga(s) en el Stade Louis II, como ya hizo el Barça en el pasado mes de octubre, salvando los muebles con una aparición llena de fuerza de Brandon Davies con el tablero a pocas décimas de iluminarse, que daría pie a una prórroga de infarto.

Como la cosa va de pívots, la dupla de cincos formada por el galo Poirier y el caboverdiano Tavares no podía faltar a la cita, haciendo esa labor salvadora en una primera prórroga que dejaba un +5 para Mónaco, solventado fácil (o eso nos hacen creer) Poirier con 2+1, dejando paso a un Tavares que demostró que, en ocasiones, no es más que un juego de niños para él, elevando su poderosa envergadura llegando más arriba que nadie para agarrar un rebote ofensivo que convertiría en 2 puntos. Empate en el marcador y, para terminar la faena y permitir el golpe fatídico en la 2ª prórroga, colocar un tapón a un desquiciado y desacertado Mike James.

En esa 2ª prórroga, los del principado sobrevivieron por unos instantes, pero los minutos no pasan en balde y el vigente campeón de Eurocup no iba a ser una excepción, 41 minutos para Will Thomas y Dwyane Bacon, 38 para Mike James, 35 para Alpha Diallo y 32 para Motiejunas, siendo el exNBA Yabusele, con 35, el único en las filas de Pablo Laso que superó los 30 minutos. Así el +7 llegó sin gran oposición, con defensores que no eran capaces de corregir a tiempo y el partido quedaría sellado definitivamente.

Llegados a este punto, era innegociable no dejar un párrafo dedicado enteramente a él. El jugador que más minutos totales y promedio disputa en este Real Madrid, a la vez que se cuelga la medalla de máximo anotador. Esta semana, y ya van… he perdido la cuenta, Guerschon Yabusele (28 de valoración+doble-doble) ha vuelto a liderar a un Real Madrid que en el fango también convence, dejando claro que la ampliación de contrato nos deja un jugón suelto por Euroliga hasta 2025.

Por parte de Mónaco, se vio la peor cara de Mike James, que deslumbró a todos con un 3+1 para el recuerdo, pero que dejó tantos o más gestos de queja e incomodidad que de acciones positivas para los suyos. La cara más alegre de este Mónaco la puso un Alpha Diallo que iguala su mejor marca anotadora de Euroliga, que no fue suficiente para evitar que el balance como local en los últimos 5 partidos ya alcance un doloroso 1-4, que lejos queda del balance inicial de 4-1 en su feudo.

Panathinaikos 75 – 63 Baskonia

Podríamos comentar muchas cosas sobre este partido, como cualquier otro, pero este no es un partido como cualquier otro. Un equipo que cuenta sus partidos jugados casi por derrotas, contra un equipo sin objetivo claro, ya que no parece que tenga nada a lo que aferrarse, observamos la situación de uno de los españoles presentes en Euroliga y la cruda realidad. Este viernes en el OAKA vivimos: el partido de los náufragos.

Contra las cuerdas en ACB y sin depender de si mismos para llegar a la Copa del Rey, un Bitci Baskonia a la deriva, con cánticos de ¨DUSKO DUSKO!!!¨en los últimos partidos en el Buesa y pitos que ya llegan de una parte considerable de la grada. Hoy un equipo sin rumbo, con solo 8 jugadores, que no ha sido capaz de competir ni un cuarto con el 17º clasificado. Muchas dudas sobre el «proyecto», entrecomillado ya que ahora mismo no queda claro a que nos referimos con proyecto.

Parece que el equipo de Vitoria no alcanza estabilidad: la imposibilidad del equipo de luchar por la Copa, perdiendo la esperanza en la penúltima jornada siendo sobrepasado por un recién ascendido y un corto plazo que nos deja en lo que hemos visto en el OAKA, 18-4 de parcial inicial para reducir una máxima de +27 a solo 12 por el acierto masivo del último cuarto.

En el otro bando la línea del equipo de Triantopoulos no deja muchos motivos más para sonreír que los que hay en el Buesa, pero la imagen del equipo hoy ha sido más que adecuada para asegurar la 5ª victoria en una Euroliga 2021/22 que no parece que vaya a ser memorable.

El partido estuvo marcado, como comentó Spahija postpartido, por una primera parte durísima para un Baskonia que falló todos y cada uno de los 13 lanzamientos de 3 de la primera parte. Destaca la figura de Badwin IV con ese 24 de valoración para Baskonia, con 16 puntos, el problema del encuentro del estadounidense fue que 14 de sus 16 puntos llegaron en el último cuarto sin nada en juego. Destaca también, negativamente, un Lamar Peters con -6 de valoración en 17 minutos de juego.

El equipo de la capital griega jugó un partido mucho más serio desde el inicio, con % ampliamente superiores a Baskonia, con el trío Okaro, Evans y Nedovic cumpliendo y dejando una victoria que llega tras una racha de 5 derrotas consecutivas (2ª vez este año que alcanzan las 5 derrotas de manera consecutiva).

Bayern 62 – 56 Alba Berlín

Enfrentamiento alemán que juntaba a un Bayern que necesitaba ganar para aferrarse a los puestos de playoff y seguir los buenos resultados de las últimas semanas, frente a un Alba Berlín que no podía tener una situación más jugosa: romper una mala racha de 6 derrotas en los últimos 7 partidos a la vez que dejan fuera del playoff, momentáneamente, a sus vecinos. Poco le faltó a la gesta del Alba Berlín, que cayó en picado al alcanzar la máxima del encuentro.

Todo intento de rebelión suele tener, por desgracia, 3 etapas: creer, alzarse y derrumbarse. No fue Alba Berlín la excepción que rompe la regla, por lo que la fase de creencia llegó durante toda una primera parte de tira y afloja llegando a solo 5 puntos la máxima del primer tiempo. El alzamiento, llegó en un tercer cuarto que supondría inicio y fin a la idea. Alcanzando la máxima renta del partido en esos 12 puntos a falta de menos de 5 minutos para terminar el cuarto, momento en el cual ya solo llegarían 3 puntos de los visitantes, aguantando un +3 al final del cuarto con un Bayern que, con todo, seguía errático.

El último cuarto inició con la línea del cuarto anterior, con un 6-0 de parcial para los locales en 4 minutos, que dejaban a Alba Berlín en 3 puntos anotados en los últimos 10 minutos, no es necesario explicar en que fase nos encontramos. La baja efectividad también en el los minutos restantes decantó una balanza que, por un rato, apreció no tan decantada.

Lucic (21 de valoración) y Weiler-Babb (16 de valoración con 6 robos) fueron ampliamente lo más destacado de un Bayern que no tuvo su mejor noche, pero suficiente para mantenerse una semana más en puestos de playoff.

Olimpia Milano 65 – 58 Zalgiris Kaunas

Un partido que parece estar escrito desde un inicio, que ni con el 7-0 de parcial inicial para los visitantes sabes que va a dar mucho más de si. Eliminando ese momento inicial, todo el encuentro fue un monólogo absoluto del conjunto local, frente a un Zalgiris aun más colista tras la victoria de Panathinaikos.

Todo el partido se basó en una ventaja en torno a la decena que os dejó un marcador a priori apretado (65-58), pero con una sensación de superioridad de los italianos que erradicaron hasta el más mínimo brote verde en los visitantes. Sin duda el partido con menores expectativas de la jornada y que no hizo otra cosa que no fuera cumplir con lo esperado. Mención especial para un Kyle Hines que dejó su mejor marca de valoración (22) esta temporada en Euroliga para mantener al equipo en el top 3 y mantener así la distancia con ese 5º puesto desde el que siguen empujando cada semana diversos equipos.

No te olvides de seguirnos en nuestras redes sociales: TwitterInstagram y Youtube.