La Navidad nos regala la NBA | Análisis Conferencia Este

La temporada NBA 2020/21 está a la vuelta de la esquina, así como su Conferencia Este, que se presenta tan o más competitiva que los años anteriores.

ATLANTA HAWKS

Los Hawks son uno de los equipos que más se han movido en la postemporada. Con las incorporaciones de Bogdan Bogdanovic, Danilo Gallinari, Rajon Rondo y el rookie Onyeka Okongwu, parecen dar un salto de calidad respecto a la anterior temporada.

Si a eso le sumamos que ya tenían un conjunto muy joven y prometedor liderados por Trae Young, los de Lloyd Pierce se pueden considerar uno de los posibles ganadores de la agencia libre.

BOSTON CELTICS

Si antes mencionaba que los Hawks era una de los ganadores de la agencia libre, aquí tenemos a unos posibles perdedores.

Los Celtics han perdido un jugador de la talla de Gordon Hayward, sin tener un reemplazo posterior. Además de también perder profundidad de banquillo, que puede ser uno de los mayores problemas de este equipo.

Pese a todo, este equipo sigue teniendo una base muy sólida, con Jayson Tatum, Jaylen Brown y Kemba Walker. Además, han incorporado un pívot reboteador cómo Tristan Thompson, que les ayudará especialmente en este aspecto. En el cual carecieron la temporada pasada.

BROOKLYN NETS

Mismo equipo que el año pasado, diferenciando algún pequeño cambio, pero con la gran novedad de que este año juegan Kevin Durant y Kyrie Irving. Si las lesiones lo permiten.

En los partidos de pretemporada ya se ha visto lo que pueden dominar estos dos solos. Pero además Brooklyn tiene mucho fondo de armario, con jugadores como Caris LeVert, Spencer Dinwiddie o Joe Harris.

Todos estos elementos, hacen temblar la conferencia oeste y les posiciona como uno de los favoritos no sólo a llegar a las finales, sino a ganar la NBA.

CHARLOTTE HORNETS

La temporada pasada de los Hornets fue de transición y descubrimiento. Jugadores cómo Devonte’ Graham, P.J. Washington y Miles Bridges demostraron tener nivel para jugar.

Pero este equipo se quedaba corto para entrar en Play-Off. Todo esto cambia cuando incorporas a Hayward y LaMelo Ball en la plantilla. Les va a dar un salto de calidad indiscutible.

Sin duda, se les presenta una temporada con mayor expectativas que la anterior, pero con la sensación de que aún les falta un paso más para empezar a competir con los grandes.

CHICAGO BULLS

La llegada de Billy Donovan, cómo entrenador, y Patrick Williams, como rookie, ilusionan a los aficionados de la ciudad del viento. Donovan ya demostró en Oklahoma que sabe llevar y mejorar un equipo en reconstrucción. Y Williams ha demostrado en pretemporada un juego muy sólido y maduro para su edad.

Respecto a los jugadores que ya estaban el año pasado, se espera una explosión de Coby White y Lauri Markkanen, que decepcionó la temporada pasada. Así cómo también se espera que Zach LaVine mantenga su nivel, pero empiece a implicarse más grupalmente.

CLEVELAND CAVALIERS

Otro caso parecido al de los Hornets, respecto a la temporada anterior. Con la diferencia que las incorporaciones de los Cavaliers no ilusionan tanto. La novedad que más destaca es la del rookie Isaac Okoro, que ha realizado una pretemporada muy buena.

En general tienen la misma base que el año pasado. Se espera a ver si Collin Sexton, Darius Garland o el propio Okoro explotan este año y mejora la situación clasificatoria del equipo.

DETROIT PISTONS

Curioso el caso de los Pistons, que han cambiado casi por completo el roster de la temporada anterior. Cierto es que no parecen ilusionar mucho este año tampoco este grupo de jugadores, dando la sensación de ser un equipo estancado en la reconstrucción.

Pero si de algo se pueden ilusionar los de Detroit es del novato Killian Hayes, dónde hay muchas esperanzas depositadas para un futuro cercano. Veremos cómo encaja con Blake Griffin y Derrick Rose. También es interesante destacar a Sekou Doumbouya que hizo una explosión el marzo de la pasada temporada.

INDIANA PACERS

Si las lesiones respetan a los Pacers y vemos de vuelta al Victor Oladipo all-star, este equipo es un claro contender en la conferencia este.

Sin cambios importantes en la plantilla, mantienen el núcleo de la temporada anterior. Con Domantas Sabonis, Malcolm Brogdon, T.J. Warren (que explotó en la burbuja), el ya mencionado antes, Oladipo y  con una gran profundidad de banquillo, tienen pólvora de sobra para optar a algo grande.

MIAMI HEAT

¿Nos vamos a encontrar los Heat de la burbuja, donde fueron campeones del este? ¿O veremos a un equipo más irregular cómo el de la temporada regular previa? Esta es la gran duda para los aficionados de Miami.

Con un Bam Adebayo recién renovado y sin muchos cambios en la plantilla, todo apunta que Jimmy Butler y compañía darán mucho de qué hablar este año.

MILWAUKEE BUCKS

El plantón de Bogdan Bogdanovic en la agencia libre, ha dejado un mal sabor de boca para los Bucks. Pero con la renovación multimillonaria de Giannis Antetokounmpo y a la contratación de Jrue Holiday (muy infravalorada), los vuelve a hacer favoritos para optar al primer puesto en la temporada regular.

Las dudas con este equipo vienen cuando llegan los Play-Off. ¿Serán capaces de dar con la tecla definitivamente, o seguirán estancados cómo en las temporadas anteriores? Cuentan con mucha competencia de por medio.

NEW YORK KNICKS

Todos tenemos ganas de ver a los Knicks jugando unos Play-Off de nuevo. Pero la situación de este equipo no parece que vaya a cambiar este año.

Solamente la incorporación del rookie Obi Toppin y un posible crecimiento de RJ Barrett, parecen ilusionar a una franquicia que no sale del pozo. Este año veremos si Tom Thibodeau consigue hacer pelear hasta final de temporada a este equipo. Pero en principio, las aspiraciones son muy parecidas a las de la pasada temporada.

ORLANDO MAGIC

Un caso parecido al de los Knicks, pero sin ser tan frustrante ya que Orlando al menos en las últimas temporadas ha entrado en Play-Off. Pero los síntomas de estancamiento como franquicia son evidentes.

Mantienen la misma base de equipo que el año pasado, con Nikola Vucevic cómo referencia. Aunque incorporan a un interesante Cole Anthony, que está demostrando su nivel en pretemporada y se está ganando un puesto importante en la plantilla. De todas formas, no parece que este equipo tenga los mimbres necesarios para pelear con los grandes del este.

PHILADELPHIA 76ers

Otra postemporada con muchos movimientos para Philadelphia. En las bajas destacan jugadores cómo Al Horford y Josh Richarson, que ejercían de titulares. Estas bajas las compensan con los fichajes de Danny Green y Seth Curry que les aportan un tiro exterior necesario para este equipo. Y también con Dwight Howard, que le dará minutos de respiro a Joel Embiid

Con Doc Rivers de entrenador (recién contratado), buscarán la forma para que Ben Simmons y Embiid encuentren química con el resto de compañeros. Los movimientos que han ejercido este año, por lo menos tienen más sentido que los del anterior.

TORONTO RAPTORS

Temporada extraña para los Raptors. No van a jugar en su casa, sino que lo van a hacer en Florida durante todo el año (debido a la pandemia). No sabemos cómo va a afectar mentalmente a los jugadores el estar alejado de la ciudad. Sobre todo a los que llevan más años en Toronto.

De hecho, se presenta con bastante pesimismo su temporada, han perdido a Serge Ibaka y Marc Gasol. Dos jugadores que eran clave para el sistema de los Raptors. Y no han sido reemplazados por alguien de categoría. Pero es evidente que siguen teniendo mucha calidad (Fred VanVleet, Pascal Siakam, Kyle Lowry…) y van a pelear por estar arriba en la clasificación.

WASHINGTON WIZARDS

¿Ilusionan estos nuevos Wizards? La incorporación de Russell Westbrook le da un claro salto de calidad al equipo. Así cómo el fichaje del draft Deni Avdija, que promete tener un papel importante dentro del equipo.

Si a eso, le sumamos a un Bradley Beal que está en el mejor momento de su carrera. Y un seguido de jugadores importantes en la anterior campaña cómo Rui Hachimura y Davis Bertans. Tenemos de resultado a un equipo que tendría que pelear para entrar en Play-Off cómo mínimo. Veremos hasta qué punto encaja Westbrook en toda la ecuación.